Blog

Lipoedema y linfedema

El lipoedema ha sido descrito como una condición familiar que afecta predominantemente mujeres y se caracteriza por un depósito patológico de grasa y edema en los miembros inferiores. 

Se trata de una enfermedad crónica que inicia en la pubertad y tiene un curso progresivo.
Típicamente, se trata de un incremento simétrico de la grasa subcutánea en las cuatro extremidades por hipertrofia e hiperplasia del tejido graso, estas características son visibles tanto con resonancia magnética como por tomografía computada. Los pies patognomónicamente son anchos por el exceso de grasa sobre el tobillo, solo el 30% de los pacientes presentan afección en los miembros superiores y nunca están afectados de forma aislada. La hipertrofia e hiperplasia del tejido grado, se acompaña de un incremento en la capilaridad, permeabilidad de los vasos y fragilidad que condiciona extravasación de fluido y formación fácil de equimosis y hematomas. Se ha demostrado que también se presentan cambios morfológicos en el sistema linfático en las etapas tardías de la enfermedad cuando la extravasación de fluidos excede la capacidad del drenaje linfático y el fluido mismo obstruye los vasos generando linfedema secundario. El diagnóstico de esta patología consiste en la identificación del crecimiento desproporcional de los miembros inferiores con respecto al aspecto normal del hemicuerpo superior, el índice de masa corporal es elevado con porcentajes de grasa corporal casi normales y que no se modifican con la actividad física ni con medidas dietéticas.
La enfermedad tiene tres etapas: en la primera la piel tiene un aspecto suave y uniforme a pesar del crecimiento, en la segunda etapa la piel se observa engrosada y de superficie irregular, en la tercer fase es evidentemente nodular y edematoso el aspecto de la piel. Además del dolor, las alteraciones de la sensibilidad condicionan dificultades para la integración a la vida diaria y la actividad física. El tratamiento conservador requiere de medidas que generen o faciliten el drenaje linfático: masaje manual o bajo modalidades de terapia física como la oscilación profunda y prendas compresivas y se utiliza en etapas tempranas y mediatas o posterior al tratamiento quirúrgico de cualquiera de las tres fases de la enfermedad.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.