Blog

Aplicación de toxina botulínica y sialorrea.

La toxina botulínica es un fármaco utilizado en una gran variedad de trastornos neurológicos: espasticidad de cualquier origen, parálisis cerebral, hemiespasmo facial e hiperactividad de glándulas exócrinas. Para incrementar los efectos terapéuticos y disminuir efectos en los tejidos adyacentes, el punto de colocación de la toxina botulínica resulta muy importante. La ultrasonografía, nos permite de forma no invasiva y en tiempo real observar el tejido muscular o glandular y las estructuras adyacentes a los sitios programados para aplicación, particularmente en sitios de difícil acceso o en estructuras pequeñas.
Para el tratamiento de la sialorrea, en estudios ciegos sobre cadáver la precisión del sitio de localización no sufre diferencias significativas entre la aplicación guiada por referencias anatómicas y las referencias guiadas por ultrasonografía; sin embargo, la aplicación guiada por ultrasonido tiene una mayor precisión cuando se trata de las glándulas submaxilares. En cuanto a los sitios de aplicación, los estudios aleatorizados en casos y controles sugieren que cuando se aplican 4 sitios en dos o más glándulas, el control de la sialorrea es más efectivo hasta en un 90% que en aquellos pacientes en los que se aplica la toxina en dos o tres sitios para dos o más glándulas.

Walter U. Expert Rev Neurother. 2014 ;14(8):923-36 Jae In So. Ann Rehabil Med 2017;41(1):51-57
Restivo DA. Toxins (Basel). 2018 Jan 27;10(2)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.