Blog

Terapia con láser de alta potencia

Los mecanismos de acción del láser, están basados en el tipo de efecto que causa sobre las diferentes estructuras tisulares: la célula, los vasos sanguíneos, el tejido intersticial y el sistema inmune.
 Las propiedades antiinflamatorias del láser se explican bajo diferentes mecanismos: vasodilatación en terminales nerviosas, vasodilatación de las arteriolas del tejido muscular, estimulación del sistema inmune y de la hematopoyesis sin generar cambios importantes en la temperatura del tejido receptor por lo cual resulta de utilidad en diversas patologías agudas y crónicas. En la clínica los dispositivos de uso más común son los equipos con láser de baja potencia. Sin embargo, el láser de alta potencia (longitud de onda de 1064nm) tiene la capacidad de modificar tejidos más profundos en un tiempo de emisión más corto contra los equipos láser de baja potencia.
En la literatura, no existe un consenso sobre la duración, la potencia del pulso, la dosificación de energía y la frecuencia con la que debe administrarse el láser de alta potencia, sin embargo, las recomendaciones por patología incluyen: radiculopatía cervical, hombro congelado, epicondilitis lateral, síndrome del túnel del carpo, dolor de espalda baja, gonartrosis y discopatía lumbar. Fuera de las aplicaciones músculo-esqueléticas, en ortodoncia, el láser de alta potencia tiene indicaciones en procedimientos quirúrgicos de tejido blando aplicado con puntas de fibra óptica. Escríbenos si deseas conocer más sobre los equipos que ofrecemos para tratamientos con láser de alta potencia.
Kolu et al. Pak J Med Sci. 2018 May-Jun; 34(3): 530–534. Boyraz et al. Biomed Res Int. 2015;2015:304328 Sant ́Anna. Dental Press J Orthod. 2017 Nov-Dec;22(6):99-10

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.